Tras salir del taller con nuestra rueda del coche reparada partimos aproximádamente a las 17:00 hacia nuestra último destino en USA; El Parque Nacional de Yosemite.
Sin duda   parecía un gran sitio para finalizar el viaje.

De Yosemite

El parque tiene un promedio una elevación de 600 a 4000 metros y contiene cinco zonas principales de vegetación: área boscosa de robles, vegetación de baja montaña, vegetación de alta montaña, vegetación subalpina y vegetación alpina. De las 7.000 especies de plantas de California, cerca del 50% se encuentran en Sierra Nevada, y más del 20% dentro del Parque Yosemite. La formación geológica del área es de rocas de granito y remanentes de rocas más antiguas. Hace aproximadamente 10 millones de años atrás.

Esa noche nos alojamos en el hotel Cedar Lodge, que nos costó encontrar ya que no estaba en el pueblo  en sí, El Portal, sino que se encontraba a pie de carretera pasado el pueblo. Tras unas cuantas vueltas y ya de noche llegamos al complejo del hotel, que estaba mas equipado de lo que podía parecer a priori. Restaurante típico americano con comida barata y casera, habitaciones bastante limpias y con suficiente espacio y comodidades.

Al día siguiente partimos a realizar la primera de las dos grandes rutas que teníamos en mente Glacier point;  Mariposa Gove quedaría para el día siguiente, muy recomendables ambas rutas si vas con el tiempo justo como nosotros…

El Glacier Point con una elevación de 7214 pies, ofrece uno de los mejores amaneceres, atardeceres y anocheceres de luna de toda la Sierra Nevada.  Desde Glacier Point se aprecia una estupenda vista de todo el horizonte millas y millas de vistas desde el norte al este, con vistas a los valles e infinitas altas montañas como la cadena montañosa Clark, Clouds Rest y Half Dome.
Desde el Glacier Point se puede admirar las famosas cataratas como la de Vernal, Nevada, dominadas por las imponentes cataratas Staircase bajo la sombra de un pintoresco y magnífico cielo que completan este hermoso paisaje que nos ofrece la madre naturaleza a lo largo del horizonte.
Son dignos de admirar  los bosques y las praderas alrededor del río la Merced y  las cataratas gigantes de Yosemite.

De Yosemite

De Yosemite

El segundo día visitamos la zona de Mariposa Grove, un impresionante bosque de secuoyas gigantes en el interior del Parque Natural de Yosemite. Situado a 59 km. Al Sur de la parte central del Parque. Muy cerca de la entrada Sur del mismo, camino a Fresno. Las secuoyas son árboles gigantes que pueden llegar a medir 100 metros de altura , 8 de diámetro, y llegar a vivir mas de 3.000 años. Cuando ves en toda su magnitud estas cosas te das cuenta de lo grande que es todo lo que nos rodea y lo insignificantes que somos en comparación. Seguimos por una de las rutas marcadas realizando un trozo del trayecto en bus, ya que la carretera estaba cortada y sólo el bus podía pasar por ella. La ruta tiene una duración de una hora y media aproximádamente y andamos unos 2 kilómetros y medio.

Nada más comenzar nuestra caminata cruzamos un puente y a nuestra derecha se encuentra Fallen Monarch , un espectacular ejemplar de secuoya que cayó, hace varios siglos, y que impresiona por sus espectaculares raices.

Fallen Monarch

Tunnel  Tree


The Bachelor and Three Graces

A continuación, comenzamos a ascender por un empinado sendero que nos llevó a la siguiente maravilla,;el conjunto de secuoyas denominado “The Bachelor and Three Graces”,un capricho de la naturaleza.

Seguimos nuestra ascensión y llegamos a la joya de la corona, el Grizzlie Giant, un increible ejemplar de secuoya que se estima que tiene más de 1.800 años y que merece un momento para observarlo con detenimiento, sobre todo viendo su espectacular tronco y alguna de sus ramas, que llegan a tener más de 2 metros de diametro.

Fallen Tunnel Tree De Yosemite

Clothespint De Yosemite

De Yosemite
Justo al lado, bajando un poco en el sendero, se encuentra “California Tunnel,” uno de los dos ejemplares de secuoyas del bosque que tiene un hueco abierto a modo de tunel y permite el paso de gente y cmedios a de locomoción por su interior, y el único que se mantiene en pie.

No recuerdo un paraje semejante en ningún lado de los que he visitado. La vuelta al parking fue uno de los mayores momentos de tranquilidad que he tenido en mucho tiempo, con ardillas por doquier, ciervos, sequoyas y todo tipo de  flores en un completo silencio.

Tras acabar a última hora de la tarde de recorrer este paraje, tuvimos que tomar camino hacia San Francisco para tomar de madrugada el avión que nos llevaría de vuelta a la realidad, ya que el viaje vivido estas dos semanas han sido un sueño. Gracias a mi compañeros de viaje, Guti y Agus por los momentos vividos en este viaje que sin ellos no hubiera sido posible.

De Cañón del Colorado
Anuncios