Desde Santa Mónica y tras un último desayuno en el Interactive Café(desayuno con bagel y fruta delicioso), cogimos camino de un de los grandes objetivos del viaje; El Gran Cañón.
Nuestra idea era conducir durante la noche para llegar antes del amanecer al Gran Cañón y poder aprovechar todo el día y ver en toda su magnitud la belleza del mismo.

Asi que la jornada transcurrió en el coche casi en su totalidad, con numerosas paradas en bares de carretera.
Esta jornada si que fue la típica de devorar millas por carreteras secundarias, rectas e infinitas y cuando se hizo de noche, los animales que cruzaban la carretera eran todo un peligro. Además el sueño hacía que nos fuéramos relevando al volante.

Un momento divertido fue cuando nos pusimos a jugar a las 3.00 de la madrugada en una gasolinera desierta, en un paraje inhospito lleno de insectos del tamaño de una pelota de ping pong, al football americano con una pelota recién comprada. El vídeo lo dice todo de nuestro estado mental en ese momento.

Pero la llegada al Gran Cañón mereció la pena. A las 5.00 aproximádamente llegamos al parking de la entrada y dimos la última breve cabezada antes de que los primeros rayos de sol nos despertarán.

De Cañón del Colorado

Para mi fue el inicio de un día mágico. Además cumplí 28 años. No había mejor lugar para tal evento.
Ni siquiera las fotos adjuntas hacen mención a lo visto allí. Es una experiencia para ser vivida en persona porque los escalofrios que recorren tu cuerpo al ver lo que la naturaleza puede hacer y de lo insignificantes que somos ante semejante fenómeno de la naturaleza.
Una inabarcable extensión de accidentes geográficos realizados por el curso de un río durante millones de años, con montañas de colores y formas indescriptibles, y además todo impoluto. Tenemos mucho que aprender de los estadounidenses en cuestión de limpieza en entornos naturales.

De Cañón del Colorado

Hay numerosas rutas  ya establecidas, tanto desde el borde Sur como desde el borde Norte, pero son dos las más interesantes y populares entre los visitantes del Gran Cañón.
La denominada Bright Angel es una ruta de circunvalación que, con una longitud de 19 kilómetros, y tiene la ventaja de que ofrece amplias zonas de sombra y en varios lugares se puede encontrar agua potable.
La otra ruta de mayor popularidad es la denominada South Kaibab. Es una ruta más corta que la Bright Angel, de 9 kilómetros de longitud, y es muy aconsejable si queremos disfrutar de las mejores vistas del Gran Cañón. En cambio, tiene la desventaja de no tener sombras y poder encontrar agua potable, por lo que hay que ir preparado para estas circunstancias, sobre todo en verano.

Hicimos una ruta de dificultad media(South Kaibab) que nos ocupó unas cuantas horas del día y que rodeaba todo el Cañón rodeándolo desde cerca de 1600 metros de altitud. Las vistas eran simplemente espectaculares.

La temperatura en nuestro caso fue perfecta ya que algunas nubes evitaban el terrible calor que nos podríamos haber encontrado en pleno agosto.

De Cañón del Colorado

De Cañón del Colorado

De Cañón del Colorado

De Cañón del Colorado

Para aquellos que no estaban en muy buena forma(¿Verdad Agus?) había autobuses que pasaban cada quince minutos aproximádamente en una serie de paradas dispuestas en los puntos de interés de la misma, de forma que cualquier persona pudiera disfrutar de todos ellos.
La temperatura en nuestro caso fue perfecta ya que algunas nubes evitaban el terrible calor que nos podríamos haber encontrado en pleno agosto.

De Cañón del Colorado

De Cañón del Colorado

Es una visita totalmente imprescindible y cuantos más días se le pueda dedicar mejor porque nunca te cansarás de este sitio.

De Cañón del Colorado

Especial mención a la fauna y flora del lugar, desde ardillas hasta ciervos y todo tipo de flores. Destacar una zona de fosiles donde un ranger te explica todo sobre ellos.

De Cañón del Colorado

De Cañón del Colorado

De Cañón del Colorado

De Cañón del Colorado
Anuncios