17 de Julio de 2005
Nos levantamos sobre las 9:00 y tras una gloriosa ducha nos dispusimos a abandonar el albergue y tomar el gran desayuno: sándwiches a pares, churros, tostadas, coca colas, cola caos etc. Hasta reventar. Claro esta Guti tenía que liarla antes del desayuno y tras guardar nuestras mochilas en la taquillas y estar ya fuera de la estación se dió cuenta de que se había dejado la cartera en la taquilla. Tuvo que volver a por ella y ocurrió un suceso ya cotidiano en el viaje y altamente sospechoso; Los franceses volvieron a cruzarse en nuestro camino mientras esperabamos a Guti, y como no, sonrieron de manera aterradora mientras nos saludaban. En ese momento pensamos: ¿Será esta la última vez que les veamos? Habran sus apuestas. Tras eso decidimos seguir una de las rutas turísticas de un plano que conseguimos en la asociación de amigos de Santiago que empezaba por la plaza del Obradoiro y recorría la rúa de Franco, todas las plazas y la ruta del Dakar que no pudimos catar.

De Camino de Santiago

Tras la ruta turística quedaba mucho tiempo hasta que saliera nuestro tren por lo que decidimos ir a comer y después al cine a ver la película estrella de las carteleras; Batman Begins.
Decidimos comer en alguno de los restaurantes de la ruta del Dakar y aquí pagamos cara nuestra ingenuidad. Pedimos el menú del dia y empezó el cachondeo: Juanvi pidió vieira de primero; y en efecto resultó ser una sola y triste vieira. Esto podía llegar a ser normal siendo el menú del día por lo que siendo precavido se pidió el plato estrella: cochinillo asado. Pero cruel destino la última puñalada a la moral de Juanvi en el camino llegó en forma de comida. El cochinillo resultó ser un triste hueso con algo de carne. Murillo y Guti reían y reían pero no menos cruel fue su destino; comieron y comieron patatas hasta reventar pues los dos platos que pidieron consistían en un plato lleno de patatas con algo de comida. El mito de Gutipatata llegó al culmen y quedaba completado desde el mismo instante en que se dejaba todas las patatas del segundo plato con cara de circunstancia. Todo acabó en una risa descontrolada de los tres por la lamentable situación.

De Camino de Santiago

Tras la comida nos fuimos al cine pensando que abriría un rato antes y nos podriamos sentar en la sala fresquitos. Pero el destino (por enésima vez en el camino siempre traidor) nos dió otra puñalada. El cine estaba cerrado a cal y canto y quedaban un par de horas para el inicio del apelícula.
Nuestra intención en un principio fue esperar sentados en la acera. Pero el tiempo caía lentamente. Sólo una escena un tanto peculiar a la vez que descorazonadora sucedió: Una señora de bastante peso intentaba coger algo de un contenedor de basura y se asomaba tanto al contenedor de la basura que parecía que en cualquier momento se iba a caer. Afortunadamente todo quedó en una anécdota y la señora salió indemne de la situación. Como estar alli esperando era insoportable y nuestros pies no daban para más nos fuimos a merendar a un lugar totalmente característico de la zona de Galicia: El Burger King. Estuvimos un par de horas fácilmente en el burger haciendo tiempo y descansando hasta que empezara la película.
Cuando llegamos al cine por segunda vez si que estaba abierto y pasamos un rato agradable por el descanso que suponía estar sentados y fresquitos y con unas palomitas.
Tras la peli nos fuimos a la estacion y allí esperamos el tren en el cual concluía esta bonita, sufrida, improvisada e inolvidable aventura de tres valientes amigos que se pusieron a prueba a ellos mismos y a su amistad. (Sí, aquí el autor se esta poniendo un tanto melancolico y el que se ría lo pagará caro).
Este diario se lo dedicamos a toda la gente que conocimos en el camino, a nuestras familias y amigos(¡¡¡¡Ramos aguanta hasta el examen!!!!) así como al apostol, pero especialmente a un hombre (o una leyenda mejor dicho): El gran Arnaud Kreber.

De Camino de Santiago

PD: Esta vez sí, tuvimos As

Anuncios