Leo con bastante indignación pero cada vez menos sorpresa, como las decisiones de nuestro gobierno a la hora de invertir en tecnología se siguen decantando por software propietario con un alto coste para el ciudadano, ninguna libertad y para rematar la faena, ni siquiera se realiza un concurso público para seleccionar dicho software.
En esta ocasión se pretendía cubrir las necesidades de la enseñanza mediante un miniordenador para cada alumno. Y se ha seleccionado el software propietario de Microsoft sin ni siquiera evaluar el software libre.
Por lo tanto tenemos un contradicción tremenda en este gobierno que por un lado dice que se tienen que ahorrar costes y por otro sigue derrochando dinero en licencias de software sin ni siquiera evaluar mediante concurso público las diversas opciones.
Otros paises europeos se ahorran cientos de millones en licencia con migraciones a software libre mientras aquí se sigue contratando con cierto tufillo licencias de compañías como Microsoft.

Anuncios