Lluís Freixas, alcalde de Campillong, una de las cinco localidades sancionadas por la CMT. - TONI VILCHES / CLICKART
O algo cambia en este país o no saldremos del pozo tecnológico NUNCA. No sólo tenemos unos organismos incapaces de dirigir la evolución tecnológica del país(el gobierno el primer incompetente que se niega a reconocer carreras como la Ingeniería Informática) sino que además a pueblos marginados por las grandes operadoras de telefonía, sin cobertura ADSL alguna se les multa por montar una red WIFI propia sin beneficio económico alguno.
BRAVO a la CMT y bravo al gobierno por esta legislación tan bien pensada. Sigamos así y que luego nos intente vender en las elecciones planes de tecnología.

Anuncios