Durante estos días estoy asistiendo a un interesante debate en la calle, que se debía haber despertado antes.
¿Hasta que punto deseamos la libertad?
La libertad es incomoda a veces, pero siempre la deseamos.
En estos días la libertad de los medios de comunicación está en boca de todos.
Por ejemplo hace no mucho en el más famoso Tracker de Bit Torrent, Pirate Bay, se compartió un enlace a un archivo que contenía las fotos de una autopsia de unos niños asesinados, que fueron parte de las prueba en un juicio.
Por otro lado la difusión de un vídeo sobre el accidente de avión de Barajas.
En ambos casos son imágenes dolorosas para las familias implicadas.
Este tipo de sucesos nos debe hacer llegar a un “acuerdo social” sobre la definición de libertad.
Yo por ejemplo creo que en el primer caso el culpable de todo, no se nos debe olvidar, es quien comparte el fichero de la autopsia, y es a quien se debe perseguir. Es un acto que atenta contra el secreto de un juicio y la publicación de un material dañino para la familia. Debe imperar su libertad de no querer la difusión de unas fotos privadas y personales a la par que dolorosas.
En el segundo caso creo que son imágenes que deben ser vistas, ya que todos debemos saber que falló en un vuelo en el que podríamos haber ido todos nosotros. Es la libertad de conocimiento aunque pueden ser también imágenes dolorosas para las familias implicadas. Pero estas si son de dominio público por mucho que nos pese.
Por supuesto cualquier opinión sobre este tema será bienvenida. De todo se enriquece uno.

Anuncios