Sería desde luego un sueño hecho realidad el hecho de no recibir una llamada mientras duermes la siesta, haces la cena etc. de una compañía que lo único que quiere es venderte un producto a toda costa. Lo peor es que es una llamada que tu no has pedido y hacen con toda la cara del mundo a horas intempestivas.
Es el spam informático llevado al teléfono lo que llega a ser desesperante.
Pero parece que el gobierno quiere poner fin a este asunto así que esperemos que a diferencia de otras medidas, esta se lleve a cabo.

Anuncios