En efecto, mis queridos yogures sin azucar, estamos siendo fruto de una censura sin parangón por parte de Juan Vicente. En breve, más noticias.

Anuncios